Tomando el aire en la Bouille, Normandia

A pesar de que me encanta viajar, tengo que confesar de que no soy fanática de los “road trip” largos, así que siete horas en carro no es precisamente algo que me encante, pero claro los viajes de este tipo tienen sus ventajas, y es que se pueden hacer paradas donde uno quiere y cuando uno quiera.

Por eso es que hoy cuando después de cuatro horas encerrada en el carro, apareció frente a mi el cartel en dirección hacia La Bouille, le dije a Arthur que hiciéramos un pequeño “detour” para visitar este pueblito que yo ya había visitado 10 años atrás,  cuando era joven ;).

La Bouille es un pueblo típico  Normando, con vigas de madera que sobresalen, ya sea del color natural de la madera y a veces pintadas en otros tonos como también habíamos visto en nuestro precedente viaje a Honfleur.

Las viejas casas típicas, con las piedras salientes y las puertas pintadas, los jardines con sus cercas en hierro forjado que tratan de esconder grandes casas con vista al rió. Las dos viejitas dando su paseo dominical después del almuerzo, caminando tranquilamente sin prisa, platicando de todo y de nada. Y las hojas de las plantas trepadoras que cubren algunas casas o paredes que empiezan a cambiar del verde a tonos rojos, anaranjados y amarillos anunciando la llegada del otoño.

Pareciera que el pueblo esta dormido, suspendido en el tiempo, negándose a vivir en este mundo que va demasiado rápido. Un buen lugar para tomar un poco de aire, respirar y nada mas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s